TRABAJANDO EN EQUIPO, GREIF GANA UN NUEVO NEGOCIO A TRAVÉS DE NUEVOS ESTÁNDARES PARA SATISFACER LAS NECESIDADES DEL CLIENTE

En el Sudeste Asiático el equipo de Greif de Singapur trabajó arduamente durante el 2016 para implementar una nueva planta bajo certificación GFSI para Producción de Plásticos, y satisfacer la necesidad de un cliente global que requería de una operación de abastecimiento local de envases para responder a su creciente demanda en ése mercado.

Desde la planificación de la ubicación de la planta hasta la firma del Memorando de Acuerdo con el cliente, el equipo de Singapur fue capaz de llevar adelante el proyecto desde su concepción hasta su implementación en menos de un año.

El proceso involucró a varios ejecutivos del equipo de Singapur junto con representantes del equipo de Francia, y comenzó con visitas informativas a otras operaciones de Greif, el entrenamiento del personal en estándares GFSI y una estrecha coordinación con el cliente a nivel global. Trabajando en forma en asociación con miembros del cliente y abarcando áreas que van desde supply chain hasta operaciones, el equipo multi-regional adquirió un profundo conocimiento de cuáles eran las necesidades del cliente y cómo crear las soluciones correctas.

La colaboración multi-regional y multi-funcional en este proceso de transformación trajo el beneficio adicional de permitir al cliente ver el impacto positivo de esta asociación, incluso antes de que empezara el abastecimiento, y reforzó su decisión de hacer de Greif su socio en la región.

“La certificación GFSI era un nuevo concepto para nosotros. Pero, con el esfuerzo en equipo y la actitud correcta afianzamos una sólida base con el cliente y nos ganamos su confianza. La clave para el cliente es que en Greif entregamos lo que comprometemos con total determinación y persistencia,” dijo Gezali Rasidi, Ejecutivo de Cuentas Claves basado en Singapur.

Los objetivos del cliente de tener abastecimiento local de embalajes junto con la creación de Plasticaps fueron exitosamente alcanzados; y más de allá de esto, el cliente ganó un socio con presencia global, capaz de abrir nuevas oportunidades para futuras colaboraciones a través de la red de Greif.

“Realmente echamos mano a toda nuestra experticia a nivel global para entregar un nuevo producto y proveer localmente al cliente. Esto fue un gran triunfo, y un gran esfuerzo de equipo,” concluyó Radisi.